Si eres de las que tratan de mantener la línea pero a veces no puedes con el hambre, te damos algunas opciones de snacks para picar entre comidas, que son saludables y no son una bomba calórica. ¡Apúntalas!

Los nutricionistas recomiendan no picar entre comidas pues podemos adoptar el peligroso hábito de comer a cualquier hora e ir sumando calorías innecesarias a lo largo del día. Sin embargo, muchas veces pasamos demasiado tiempo en la oficina o haciendo cosas que nos obligan a estirar el tiempo entre comidas y como sabemos, el hambre no siempre espera.

Por eso, es importante saber que existen otras opciones además de las galletas industriales y los productos que pueden convertirse en verdaderas bombas de calorías. Y aunque las frutas y la gelatina son una gran recomendación y muy común, también pueden volverse aburridas y hacer que finalmente recurramos a lo anterior.

Afortunadamente, con un poco de organización puedes preparar tus propios snacks para calmar el hambre y sentirte satisfecha con un bocadillo delicioso. Aquí van.

Amantes de lo salado


Los snacks no siempre tienen que ser dulces, ya que hay quienes prefieren lo salado. Sea de mañana o por la tarde, estas opciones pueden ser de gran ayuda.

Galletas de arroz con toppings: puedes preparar diferentes tipos de toppings para tus galletas de arroz, que aporten proteínas, sabor y nutrientes. Un huevo duro completo o bien las claras, mezcladas con una cucharada de queso crema light, son una opción llena de proteínas que además, es muy saciante. También puede ser media porción de huevos revueltos. Las fetas de aguacate con semillas de girasol también pueden funcionar a la perfección.

Muffins: no tienen por qué ser dulces, ya que puedes preparar muffins salados con semillas que le den gusto y textura. Son prácticos para llevar a cualquier lugar.

Chips caseros: si te gustan las papas fritas, esta opción de chips caseros es perfecta. Puedes prepararlos de papas, de zanahorias y de batatas, e incluso en el microondas. Solo debes cortar rodajas bien finas, agregar sal, un poco de spray vegetal en un contenedor y al microondas por unos minutos.

Bastones de verduras: son nutritivos y con un nivel calórico bajísimo. Puedes preparar bastones de zanahorias, de apio y de todo lo que imagines. Para acompañarlos, un dip de queso crema light o hummus, complementarán el snack.

Para las dulceras


Lo dulce seduce y despierta en nosotros una sensación de bienestar que nos encanta. Por eso, los snacks dulces son grandes compañeros de las tardes en la oficina, que matan antojos y nos ayudan a continuar con el trabajo.

Muffins: los hay salados pero también dulces. Aquí puedes jugar con todos los sabores que quieras, prepararlos con harinas integrales, de frutos secos, de arroz y agregar pedazos de frutas. Lo bueno de los muffins es que puedes cocinar una partida que te dure unos cuantos días.

Panqueques: así como los muffins, los panqueques son muy versátiles, ya que puedes agregarles diferentes toppings cada día. Si quieres que sean saludables y bajos en calorías, lo ideal es usar avena en vez de harina y optar por mermeladas lights y frutas para acompañarlos. Son económicos, fáciles de preparar y transportar.

Granola: esta mezcla de cereales es una bomba de energía, que puedes consumir con yogurt, con leche o incluso sola. Puedes prepararla tu misma o comprar una de caja, siempre atendiendo que sus principales ingredientes (los primeros que aparecen en la lista) no sean el azúcar y las grasas hidrogenadas. Si decides prepararla tu misma, incluye semillas de girasol, de lino, de sésamo, avena, miel orgánica, mantequilla de maní, e ingredientes nutritivos y con mucho sabor.

¿Te gustaron algunas de estas opciones? ¡Pruébalas!